Ventajas de cambiar la bañera por un plato de ducha

Ventajas de cambiar la bañera por un plato de ducha

El baño es una de las estancias de la casa que más peso tiene dentro de nuestro grado de comodidad. Como bien sabemos en Azulejos Moncayo su reforma puede llegar suponer una de las mejoras más notables dentro del hogar, ya no a nivel estético que también consiguiendo asi un lavado de cara, si no también a nivel de comodidad y funcionalidad. 

Si te encuentras en el punto que quieres reformar tu baño, pero no sabes por dónde empezar, ¡sigue leyendo!. Porque si lo que realmente quieres es darle una vuelta de 180º y ganar sobre todo en practicidad y comodidad, en Azulejos Moncayo lo tenemos claro, lo más recomendable es empezar por el cambio de la bañera por un plato de ducha. Una obra sencilla y con muchísimas ventajas. 

La bañera es un elemento con un gran poder decorativo además de estar vinculado directamente con la relajación y el confort, pero indudablemente también ocupa un espacio importante. Además no suele estar adaptada para minusválidos y ancianos y también supone un derroche de agua, por todo ello se hace evidente que el paso de una a otra en términos de reformas sea el más popular. 

Aumento del espacio y sensación de amplitud 

Esta es una de las principales ventajas, ya que gracias al cambio conseguiremos ganar espacio útil en el baño. El espacio es un recurso muy valioso especialmente en casas con baños pequeños. 

Por lo tanto con este cambio liberaremos una cantidad significativa de espacio permitiéndonos también si así lo deseamos ganar capacidad de almacenaje si por otro lado instalamos otro tipo de armarios. 

 

Mayor accesibilidad 

Otro de los principales beneficios de la instalación de un plato de ducha, es la mejora de la accesibilidad. En este caso hablamos de personas mayores, con movilidad reducida o niños. El hecho de entrar o de salir de la bañera puede suponer un gran reto y conllevar un riesgo alto de caídas.

 

Ahorro de agua y energía

Por otro lado, con el cambio conseguirás un mayor ahorro. Debido a que las duchas suelen consumir muchísima menos agua que los baños, traduciéndose esto en un ahorro significativo en el consumo de agua y por ende en la factura. Además al consumir menos, directamente también contribuirás al uso responsable de agua. 

Mejora de la limpieza y el mantenimiento 

Y para concluir, otra ventaja que ofrece este cambio es la facilidad para la limpieza y el mantenimiento. Los platos de ducha, en contraposición a las bañeras requieren mucha menos limpieza y mantenimiento. 

¿Te has decidido a cambiar tu bañera por un plato de ducha? ¡Cuéntanos qué es lo que buscas, seguro que nuestro equipo puede ayudarte! Tan solo tienes que hacer click aquí.